Innovación disruptiva

La disrupción es salirse “de la caja”… de los pensamientos tradicionales. En cierta medida, es la evolución de la teoría del Pensamiento Lateral de Edward De Bono, aplicándolo a nuestro campo, consiste en combinar dos o tres ideas de productos o servicios ya existentes, y crear de uno nuevo.

La disrupción, se dá tanto, cuando las empresas emergentes usan nuevas tecnologías o nuevos modelos de negocio y superan a las que hasta entonces eran las líderes.

El concepto de “Innovación Disruptiva” se refiere a cómo un producto o servicio simple, pueda convertirse en poco tiempo en el líder del mercado.

Las innovaciones disruptivas son un tipo de innovaciones que afectan a una determinada industria de tal modo que hacen que ésta cambie drásticamente pudiendo incluso hacer que desaparezcan del mercado los productos y servicios que formaban parte de éste antes de la irrupción de esta innovación.

La fotografía digital, es un claro ejemplo de tecnología disruptiva, ya que es una innovación que genera la desaparición de productos o servicios que, hasta entonces, eran utilizados por la sociedad.

Esto no necesariamente se dá, como decimos: “de golpe”, sino que los beneficios se van mejorando gradualmente, captando un mayor número de seguidores hasta que se produce el cambio y se convierten en líderes del mercado, en ese momento podemos decir que ha surgido la “Innovación Disruptiva”.

Hay otros casos de innovación disruptiva, por ejemplo, cómo WhatsApp se hizo líder en poco tiempo aportando un servicio novedoso o cómo Skype apostó por el modelo de voz IP cuando las grandes compañías de telecomunicaciones, aún no se ocupaban de esta tecnología.

Leer: Cultura innovadora para no desaparecer

iTunes que transformó las maneras de distribuir la música, y volvió obsoletos los modelos tradicionales de comercialización de música. Las tablets frente a las laptops, los nuevos sistemas operativos de móviles que llegaron con sus aplicaciones.

Para concluir, la mayoría de las empresas no pueden invertir grandes recursos en la investigación de nuevos modelos, sin embargo no se puede dejar de lado la investigación.

Hoy en día se empieza a popularizar la subcontratación de los procesos de innovación.

Así que, concluímos con la idea de que tenemos que desarrollar ideas disruptivas para seguir avanzando en cada una de nuestras industrias o campos de acción.

La clave es: Sorprender a tu consumidor, elegir un camino diferente que nadie se espera y que en el mercado genere su propia demanda.

Texto original Visual Creativos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *