¿Qué es Social Commerce?

El Social Commerce o sCommerce es un subcategoría del comercio electrónico que utiliza las redes sociales, el feedback social y las contribuciones de los usuarios, para mejorar la experiencia de compra en línea. Esta forma de comercio se ha convertido también en una solución cada vez más popular para la monetización del marketing online, y sobre todo para el gran debate del ROI surgido con Social Media y por supuesto la venta de productos y servicios.

Inicialmente esta práctica fue desechada por considerar que los usuarios en redes sociales se hartarían rápidamente al intentarles vender cualquier cosa. Pero, la tendencia ha ido cambiando poco a poco y cada día son más las organizaciones que comprueban su capacidad de venta a través de los perfiles sociales.

Activar dichos canales siguiendo una estrategia enfocada a la venta, pasa por establecerse primero estratégicamente en aquellas redes que mejor respondan a las necesidades de la marca y del usuario, continua por generar un contenido que promueva el surgimiento de una comunidad prescriptora y termina con la consecución del objetivo deseado: la conversión.

El uso de las redes sociales en el proceso de venta implica una serie de ventajas tanto para los consumidores como para las marcas:

  • Supone un medio muy efectivo de cara a potenciar el engagement del usuario con la marca, puesto que permite un feedback muy fluido a través de los comentarios, sugerencias y dudas de los clientes reales o potenciales.
  • A través de las redes sociales es posible segmentar muy bien nuestro público objetivo y dirigirnos directamente a él.
  • Se genera mayor confianza en el consumidor.
  • Las acciones de social commerce suponen unos costes menos elevados que las campañas de pago publicitarias, como Adwords. Aunque también pueden usarse ambos métodos de un modo complementario.
  • Con las redes sociales se consigue una gran visibilidad y difusión de la marca, y de sus productos y servicios.
  • Aunque no siempre se consiga la venta directa a través de un canal social, sirven para que el consumidor obtenga información a través de la propia marca y de los comentarios de otros usuarios.

Poco a poco, las principales redes sociales (Facebook, Twitter o Pinterest) han ido incorporando funcionalidades que, en mayor o menor medida, integran o favorecen el comercio electrónico a través de la propia plataforma.

Básicamente, podemos encontrar dos grandes tipos de recursos:

  • Tiendas online integradas. Se trata de aplicaciones que permiten la ampliación de la información de un producto e incluso la compra directa sin tener que salir de la red social.
  • Los sistemas de reseñas y valoraciones.  Estos favorecen que los usuarios compartan opiniones y experiencias sobre productos y servicios mediante sistemas que permiten su puntuación a través de estrellas, acompañadas de una reseña escrita. Esta posibilidad es, hoy en día, el valor más importante del social commerce.

Fuentes: Inboundcycle / Brainsins / La Neurona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *