Matriz de McKinsey una unidad estratégica de análisis

La matriz de McKinsey es una unidad estratégica de análisis, conocida también como “Pantalla de Negocios de General Electric”, ya que la idea principal de esta era evaluar los productos y servicios que ofrecía esta compañía.

Durante los años 70´s General Electric poseía más o menos 150 unidades estratégicas de análisis, y fue entonces cuando solicitó asistencia a McKinsey para que les ayudará a ordenar y configurar su cartera de negocios.

Esta unidad estratégica de análisis ayudaría a General Electric saber en qué productos y servicios debían invertir, así como en cuáles mantenerse como estaban, y cuáles descontinuar.

A pesar de que esta estrategia fue establecida hacía más de 40 años, actualmente permanece vigente.

Cabe destacar que McKinsey & Company Inc., es la consultora más prestigiosa internacionalmente, una empresa global que se encarga de resolver problemas debido a la mala administración estratégica.

A pesar de que la matriz de McKinsey simplificada tiene muchas variantes, siempre estará constituida por 9 celdas, con una columna vertical u horizontal que representa el nivel de atractivo del mercado (dividido en bajo, medio y alto), y una columna perpendicular que representa fuerza de competitividad de la unidad de negocio (también clasificado en bajo, medio y alto).

El objetivo de esta matriz, como ya dijimos, es posicionar cada unidad estratégica  de negocios (o UEN), después de haber determinado el tamaño y la participación en el mercado.

A la vez, en la versión simplificada de esta matriz se plasman tres áreas de 3 colores diferentes, que abarcan 3 celdas cada uno (resultando en 3 áreas de igual tamaño): el área denominada “harvest/divest”, otra llamada “selectivity/earnings”, y una última llamada “invest grow”, que se encuentra en la esquina superior de la matriz diagonal al área de “harvest/divest”.

El área de negocio que quede en el área “invest/grow”, significa que se debe invertir en él, ya que esto hará crecer en el mercado a esta compañía. Los que queden en el apartado “selectivity/earnings”, deben recibir una inversión selectiva. Y para los que queden en el apartado “harvest/divest”, se recomienda vender, o sencillamente desinvertir de forma progresiva.

Matriz de McKinsey
Matriz de McKinsey

Para identificar el nivel competitivo del mercado, se toman en cuenta varios factores, como: la tecnología, productividad, estructura del precio, calidad del producto, imagen del producto, y cuota relativa del mercado, entre otros más.

Así como existen factores que se toman en cuenta para determinar el nivel competitivo del mercado, también hay otros factores que determinan la fuerza del atractivo de la unidad de negocio. Por ejemplo: la competencia internacional, globalización de la unidad, grado de riesgo, perspectiva del crecimiento, capacidad de extensión de la competencia, entre otros.

Luego, se analiza el impacto que estas variables tienen tanto en el atractivo como en la competitividad del mercado. Por citar un ejemplo: supongamos que una empresa posee un crecimiento potencial más elevado, más globalización, con mayor capacidad de innovación, mejor tecnología, mejor productividad y mayor disponibilidad de productos (teniendo como resultado más áreas de negocio en el apartado “invest/grow” de la matriz). Es evidente que esta compañía necesita una mayor inversión que la que necesitaría una compañía con menos crecimiento potencial, menos productividad, menos globalización, menor capacidad de innovación, menos tecnología y menor disponibilidad de productos. Y junto con una mayor inversión (bien pensada), se producen más ganancias en un futuro.

Claro, puede ser que la compañía pierda ingresos por hacer una inversión que no resulte de beneficio alguno, pero justamente para eso está diseñado la matriz de McKinsey, para ayudar a una empresa a decidir si debe invertir más en un producto, dejarlo así, o liquidarlo, basado en la capacidad de proyección del atractivo y competitividad del negocio. Todo está en analizar el potencial de una empresa basándose en un conjunto de variables.

Se pudiera pensar que esta unidad estratégica de análisis está dirigida solo para compañías grandes con un potencial elevado, pero no es así, ya que esta matriz puede ayudar a una empresa con menos potencial a determinar qué factores deben mejorar si quieren lograr una proyección grande en el mercado.

Texto original por Matias Riquelme para WebYEmpresas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *