El plan de negocios es una herramienta básica para tu empresa

México es un país de gente trabajadora y emprendedora; las mipymes constituyen un pilar fundamental en la economía nacional por su gran impacto en la generación de empleos y contribución al producto interno bruto del país. Desgraciadamente según la Secretaría de Economía de las nuevas empresas, la mayoría desaparece antes de dos años; 50% quiebra en el primero y 30% en el segundo; al décimo año de creación solo sobrevive el 10% de las empresas. ¿Pero qué es lo que estamos haciendo mal para que solo 10 de cada 100 empresas tengan posibilidades de consolidarse?

No basta con la intuición o con las ganas para crear un negocio, es preciso que haya una formación profesional empresarial, que incluya desarrollo de capacidades organizacionales, de gestión y de innovación. Los estudios indican que el 66% de estas mipymes que no llegan a sobrevivir su segundo año, se debe a la falta de capacitación adecuada y oportuna, es decir, estas empresas quebraron porque desconocen el mercado, el tipo de producto que requiere este mercado, a sus competidores, no tienen técnicas o habilidades administrativas y gerenciales, no saben cómo insertarse en cadenas productivas, en fin quiebran por malas prácticas empresariales.

Empezar un negocio requiere que inviertas mucha parte de tu tiempo, dinero y esfuerzo; es por esto, la importancia de cuando surge una idea de negocio, estudiar todos los aspectos generales de la misma antes de realizar una inversión en un proyecto que estadísticamente tiene muchas probabilidades de fracasar.

Aquí es donde entra a jugar el “plan de negocios”, algunos pensarán que hacer uno es una pérdida de tiempo, pero como vimos en las estadísticas la mayoría de las empresas no sobreviven a su primer año de funcionamiento por falta de conocimiento. Es por esto, que no podemos hacer a un lado el plan de negocios ya que es en él en donde el emprendedor podrá visualizar su idea, sus debilidades y oportunidades, su competencia, plantear y resolver hipótesis, definir lo que quiere hacer, cómo lo va a hacer, qué necesita para generar rendimeinto, su propuesta de valor, las verdaderas necesidades del mercado etc. Cuestiones que hasta que no las investigas podrían llevarte a concebir un modelo de negocio erróneo, que ofrece productos que no tienen mercado, que vende productos o servicios a un precio equivocado o simplemente que no vende lo suficiente; sin duda estos son el tipo de problemas que podrán causar que el negocio fracase aún teniendo un gran producto o servicio.

 

Para ser más precisos un plan de negocios sirve para:

  • Definir tu producto o servicio.
  • Analizar el capital que requieres para cada fase de tu proyecto
  • Concretar la visión del proyecto de inversión.
  • Especificar la estructura física y humana de tu negocio.
  • Estudiar el mercado de interés.
  • Estudiar estrategias de comercialización y los canales de distribución.
  • Analizar el tiempo requerido para empezar a generar ingresos.
  • Analizar las formas de obtener el financiamiento que más te conviene.
  • Buscar una asociación con inversionistas importantes.
  • Enfrentar los problemas que se te pueden presentar en un futuro y de esta manera poderse adaptar con facilidad a los cambios sin que afecte demasiado.
  • Demostrar que el proyecto es viable o modificar el modelo de negocios en un proyecto factible.

Si no sabes ni cómo empezar a desarrollar tu plan de negocios, puedes seguir las siguientes recomendaciones:

  1. Describe el por qué de la idea, qué es lo que persigues y hacia dónde quieres llegar, es decir explica la misión, visión y objetivos a corto/largo plazo.
  2. Analiza la situación actual de tu idea/empresa, identifica las oportunidades y debilidades de tu empresa y del mercado.
  3. Analiza la ventaja competitiva de tu empresa, define tu propuesta de valor, lo que te hace especial en comparación a tus competidores.
  4. Analiza el sector en donde planeas entrar; las posibles barreras de entrada, el poder de negociación que tendrás con tus proveedores; el riesgo que corres con los productos sustitutos etc.
  5. Analiza el mercado, conoce la posibilidad real de tu producto, plantea hipótesis y modifícalas según las necesidades de tu mercado.
  6. Define tu estrategia de marketing y el precio de tu producto con base en los precios del mercado, tu propuesta de valor, la materia prima y el costo de producción; desarrolla la imagen de tu empresa; y determina tus canales de distribución.
  7. Define cómo vas a operar y cuál va a ser tu modelo de negocio, cómo vas a ganar dinero, cuánta inversión necesitas, cuánto cuesta poner en marcha tu negocio, tu punto de equilibrio, el mínimo de equipo y personal con el que puedes empezar a trabajar y el organigrama inicial de la empresa. Haz proyecciones financieras en diferentes escenarios y prueba la viabilidad de tu negocio.
  8. Analiza todos los factores de riesgo que podría enfrentar tu empresa, económicos, regulatorios, financieros y tecnológicos.

Texto original Emprendedor Digital 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *