Emprender… ¿solo o con socios?

Emprender tu propio negocio es una aventura que en muchos casos genera incertidumbre y miedo, este temor es parte de lo que los expertos llaman vértigo inicial. Por eso es importante, sentirse acompañado, sobre todo al inicio. A lo que viene la pregunta ¿es mejor emprender solo o con socios?

Emprender solo o con socios es una decisión que no debe ser tomada a la ligera, tu elección tendrá un gran impacto sobre el futuro de tu proyecto, ya que tu socio o socios serán tus compañeros de viaje (tanto en lo bueno como en lo malo) en la aventura que inicias.

Emprender solo es una opción perfectamente viable, siempre que busque alternativas que cubran aspectos del negocio que no puedas realizar por tu cuenta (como proveedores de servicios). Recuerda que todo proyecto empresarial requiere tanto conocimientos, como actitudes muy variados.

Existen situaciones que te pueden llevar a valorar la posibilidad de encontrar socios, como la falta de algún aspecto profesional clave para tu negocio, tu desempeño mejora cuando trabajas en equipo, la necesidad de más dinero o simplemente reducir tu inversión personal en el proyecto.

Sea cuál sea el motivo que te impulse a conseguir uno, debes tener en cuenta que buscar un socio es muy parecido a buscar pareja, si no comparten los objetivos fundamentales de la relación esa no tiene futuro, por lo tanto, antes de asociarte asegúrate de que ambos tienen la misma visión del negocio.

Hay dos tipos de socios, los que aportan dinero y apenas interfieren en el trabajo diario y los que además de invertir capital trabajan en el negocio; a estos últimos es a los que habrá que seleccionar con más atención porque formarán parte del desarrollo y consolidación del proyecto.

Para elegir el mejor socio necesitas conocer las competencias estratégicas que necesita tu negocio para tener éxito, así como definir cuales son tus valores, misión y visión; asegurándote que no sólo seleccionas el mejor talento sino que comparten la forma de ver y hacer negocios; también deben complementarse, de tal manera que si alguno se encuentra con un obstáculo, el otro podrá ayudar y así obtener el éxito de la empresa.

También es recomendable que pienses dos veces antes de embarcarte en negocios con conocidos, amigos y familiares porque en muchas ocasiones no aportan un valor real a la empresa, recuerda que este tipo de relaciones no siempre funcionan igual en un entorno de negocios. Si decides aventurarte en este tipo de sociedad, es importante que antes de empezar dejes claros los límites y las soluciones ante posibles conflictos.

Otro punto importante al seleccionar a un socio es la confianza, esta puede ser anterior a la asociación o merecida después de trabajar juntos durante un tiempo; pero esta basada en estar de acuerdo en los aspectos importantes (objetivos, valores, reparto de responsabilidades). No se trata de que los socio sean los mejores amigos, sino de que exista la confianza de que tu socio puedes escuchar, evaluar y tomar decisiones en favor del negocio.

Recuerda que para encontrar un socio debes salir, tener actividades de networking que te permitan conocer gente, y que mientras más interacciones sociales tengas más aumentan tus posibilidades de encontrar a tu socio ideal.

Fuentes: crearmiempresa.esexpansión.com / iebschool.com

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *