¿Qué es una marca?

Erróneamente, una marca es asociada directamente al concepto de logo. Si bien es cierto que debe contener uno obligatoriamente dentro de su sistema comercial, no debe limitarse solo allí.

Por su parte, un logo, es el principal identificador de una marca en conjunto a otros signos como el nombre, el eslogan, el tono de la comunicación, entre otros.

Una marca tampoco debe ser vista como la que facilita la diferenciación entre el costo de un producto con respecto a otros precios de venta, sino más bien, como la que representa la suma de todas las cualidades valiosas de un producto para el consumidor.

Ahora bien, una marca es la que está compuesta por elementos psicológicos, por distintivos verbales y gráficos que portan en sí, vínculos emocionales y mezclas de valores intangibles y culturales que finalmente son compartidos con los clientes.

En palabras más, palabras menos, marcas es lo que consumimos diariamente.

Consumir una marca no es tan solo decidir la etiqueta que acompañará las camisas o los zapatos que usamos. Tampoco es tan solo el nombre de la gaseosa que tomamos al almuerzo sino que es también el estar inscrito en una universidad, contratar los servicios de luz o de acueducto, como así mismo, elegir un canal de televisión en lugar de otro. Consumir una marca es tan simple como tomar un bus específico para asistir cada día a nuestro lugar de trabajo.

Vivimos entre las marcas, cada mañana despertamos encima de una marca,  comemos marcas, olemos como marcas, caminamos a través de las marcas.

Consejos para la creación de una marca

1.    Define tu marca

La sintonía es la clave del éxito en toda marca. Ten siempre presente que tu marca tiene una razón de ser y es aportarle momentos significativos a tu público, por ello, investígalo a profundidad y constrúyete de acuerdo al resultado que te arroje.

Una vez elegido tu carácter, procura mantenerte en él, sé siempre fiel a tu promesa de marca y gira entorno al tono de comunicación.

2.    Piensa tu marca como una persona

La personalidad, en nosotros los humanos, es la que determina nuestro comportamiento en las diferentes situaciones de la vida. En este mismo sentido, una marca con personalidad debe corresponder a este principio humano.

Las personas sienten mayor identificación y sentido de pertenencia con aquello que se muestre humano, más que en algo sin vida y que se asemeje a una máquina.

Por otro lado, la personalidad ayuda a las marcas a ser fieles a quienes son y esto es su principal diferencial con respecto a otras marcas.

3.    Elige un buen nombre

Para comenzar, cabe decir que el nombre de una marca no es más que la palabra mágica. Es aquella enunciación con la que serás conocido, así que debes tener mucho cuidado al elegir el nombre de tu marca.

El nombre de marca es el activo más importante de toda empresa y negocio. Un nombre de marca efectivo es aquel fácil de pronunciar, de escribir y de recordar.

Evita malas asociaciones y sé estratégico con el nombre. Pregúntate qué significaría en otros idiomas; no vaya a ser que hieras susceptibilidades o te conviertas en el chiste de tus consumidores. Evita las malas interpretaciones.

4.    Crea un logotipo

El logotipo será la síntesis de la promesa, del tono de comunicación, del valor y del nombre. Por lo tanto, procura que sea atractivo y preciso con lo que quieres dar a conocer de tu marca.

Al igual que el nombre, el logotipo debe ser sencillo, atractivo, comprensible, memorable, adaptable pero con la capacidad de permanecer en el tiempo.

Debe funcionar en las diferentes escalas de tamaño, es decir, que sea comprensible independiente si se ubica en enormes vallas o en pequeñas tarjetas de presentación. Igualmente, un buen logotipo es el que funciona tanto a color como a escala de grises.

Algunos expertos en el tema dicen que un logotipo exitoso, es también aquel que fácilmente puede ser dibujado por los clientes tan solo utilizando un lápiz y un papel.

5.    El eslogan

Crea una frase cuyo éxito esté en su sonoridad. Haz que sea pegadizo, contagioso y de fácil recordación. El propósito del eslogan es el de complementar la identidad de la marca y hacer que las personas logren recordarla sin necesidad de ver el nombre o el logo.

6.   Plantear un diferencial

Identifica las características y los beneficios (reales y creíbles) que hagan de tu marca algo diferente de las demás. Lo ideal es que constantemente estés dando a conocer a tu público, ambos factores.

7.    Define tu público

Es de vital importancia definir un público objetivo, pues, a este será a quién le dirigirás toda la comunicación de tu marca. Como un consejo dentro de este: vale la pena segmentar a este público objetivo para así llegarle de forma más apropiada y de manera más directa.

8.   Más que ventas, genera experiencias

Diseña y lleva a cabo experiencias que enriquezcan la sensación de bienestar en el cliente. Esto ayuda a forjar la confianza y los fuertes lazos con ellos. Crea redes de contacto por los cuales puedas estar constantemente al tanto de la opinión y sensación de tus clientes.

9.   Relacionamiento a largo plazo

Este es uno de los puntos más importantes a tener en cuenta. Sé auténtico con tu marca y sé fiel a ella misma, de esta forma las personas encontrarán en ella confianza y por ende, una relación que pueda continuar a lo largo del tiempo.

10.  Coherencia

Todos los mensajes que envíes a tu público, procura que vayan movidos por una misma línea de comunicación y que siempre apele por la verdad y el cumplimiento de tu propuesta, pues así mantendrás la fidelidad de tu marca y los clientes siempre verán una correspondencia clara entre lo que dices y haces.

11.  Transmite valores

La marca, en conjunto a sus empleados, comunicación, entre otros, deben ser capaces de aportar, reflejar y promover en conjunto, valores acordes a las expectativas de tu público.

12.  Sé auténtico

No trates de imitar el aspecto ni la comunicación de las grandes marcas; mejor sé tú mismo. Si estás iniciando, puedes aprovechar tu posición para atraer clientes que estén buscando originalidad.

 

Existen muchos métodos para llevar a cabo la creación de una marca y dependen siempre de muchos factores tales como tu presupuesto, disponibilidad, tamaño de tu negocio, etc.

 

Texto original por Valentina Giraldo para Marketing de Contenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *