Resuelve los problemas de manera exitosa usando Design Thinking

La innovación no es solo tener una buena idea, es saber aplicarla con la intención de ser útil para el incremento de la productividad y la competitividad, pero ¿Cuántas de esas ideas se pierden en el camino? ¿Qué nos asegura que un proyecto llegue a buen puerto? ¿Por qué hay grupos o personas más innovadoras que otras? El mundo está lleno de buenas ideas, el problema es hacerlas realidad y que estas efectivamente resuelvan el problema. Una de las respuestas fundamentales para que el proceso creativo sea realmente efectivo está en el Design Thinking.

Esta metodología surgió a principios de los 90 y está recién apareciendo en nuestro país, pero mundialmente se ha convertido en un método indispensable en el proceso de innovación; por lo que actualmente es lo que se usa en empresas como Apple, General Electric y Philips, entre otras. Se trata de una nueva forma de ver los problemas y las soluciones que buscamos.

¿Qué es?

En palabras simples, sirve para que las ideas que tengamos sean exitosas, esto se logra al enfocar una iniciativa según las necesidades de los usuarios a los cuales está dirigida; preguntando, opinando y probando; de esta manera no se pierde el norte cuando se lleva una idea a la realidad concreta, debido a que todo se ordena según el público al que se apunta.

El Design Thinking nos hace pensar de manera más profunda, considerando cada paso del proceso en el que una idea se hace realidad. Las etapas por las que debe atravesar son: empatizar, definir, idear, prototipar y testear. Estos son espacios interactivos que nos permiten poner a prueba nuestros planteamientos, dando como resultado mejores oportunidades y abriendo el espacio a la creatividad.

Cabe mencionar que el Design Thinking no se aplica exclusivamente para modelos de negocio, sirve para todo tipo de prácticas: ingeniería, marketing, manufactura, creación de productos, iniciativas, etc.

La 5 etapas del Design Thinking definidas por los expertos de Stanford son:

– Empatizar: es fundamental comprender las necesidades de las personas para las cuales se está diseñando una idea. Es un diagnóstico que ayuda a no desviarse del objetivo principal, generado a partir de necesidades de un grupo específico de personas.

– Definir: esto permite enmarcar los problemas y verlos como oportunidades para soluciones, dando claridad sobre la necesidad y enfoque sobre lo que se va a trabajar.

– Idear: en esta etapa se debe generar una amplia gama de posibles soluciones que sean creativas, innovadoras.

– Prototipar: consiste en crear elementos concretos de la solución con los que se pueda interactuar, esto ayuda a responder preguntas para acercarse a uno solución definitiva.

– Testear: esta última etapa tiene como objetivo aprender a partir de qué funciona y qué no, para mejorar las soluciones; por lo que se considera un feedback para las personas involucradas en este proceso creativo.

Una persona que implementa esta metodología se destaca por tener una amplia curiosidad, habilidad para emplear conocimiento táctico, capacidad para desarrollar percepción consciente e insights estimulantes, destreza para entender problemas complejos e identificar las causas más profundas de los problemas, poder anticipar y visualizar escenarios, pericia para inventar ideas, síntesis y aptitud para solucionar problemas.

En México esta metodología va en aumento, cada vez se suman más cursos, talleres, webinars, especialidades y certificaciones que te adentran a este mundo de los Design Thinkers. También hay más empresas en la búsqueda de este tipo de metodologías para aplicar la innovación es sus modelos de negocio.

Disruptive Business Academy (DB Academy) de Startup México se suma a esta demanda con un Diplomado de innovación y emprendimiento donde el eje principal es la aplicación práctica del Design Thinking, en este los egresados obtienen las herramientas necesarias para poder detectar, diseñar e implementar soluciones a necesidades latentes desde la óptica del consumidor/cliente. Además, DB Academy cuenta maestros líderes del ecosistema emprendedor como Guillermo Garza y Marcus Dantus fundadores de Startup México y Jorge Abrams uno de los innovadores más reconocidos de México con 25 años de experiencia, expertos que no sólo enseñan innovación ¡La viven!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *