Cualidades que necesita un emprendedor para tener éxito

Todos los expertos coinciden en que la habilidad básica de un emprendedor es la capacidad, no sólo de dar con una buena idea, sino de ser capaz de proyectarla en el futuro. Pero hay más, estas son las cualidades adicionales a los factores de éxito que describen su personalidad.

EL OPTIMISMO

La actitud optimista es el primer rasgo característico del perfil del emprendedor. El optimismo consiste en la propensión a juzgar las cosas en su aspecto más favorable. Dado que el emprendimiento está íntimamente ligado a la incertidumbre, es comprensible que aquellos que se embarcan en esta aventura se caractericen por la tendencia a valorar las situaciones de forma positiva.

La primera consecuencia de esta característica del emprendedor es que una persona optimista mantiene una actitud más proactiva y tenaz ante los problemas que una persona pesimista. El optimismo empuja a los individuos a encontrar y movilizar los recursos necesarios para satisfacer un objetivo incluso en un ambiente desfavorable. Los emprendedores de éxito son capaces de ver en los problemas, oportunidades, lo que les ha permitido salir airosos de una época de dificultades.

LA GENEROSIDAD

Considerar que el éxito ha de compartirse con los demás es característico de los emprendedores. Un estudio realizado por la Fidelity Charitable Gift Fund, la mayor entidad de donaciones de EEUU, reveló en un sondeo a 150 fundadores de empresas de éxito que nueve de cada diez donaban dinero a caridad, tanto de manera personal como a través de sus compañías. De hecho, el estudio refleja que los emprendedores donan proporcionalmente el doble que las grandes corporaciones. Es interesante destacar que más del 60% de emprendedores considera que estas políticas contribuyen al éxito de su empresa en el largo plazo.

LA HUMILDAD

Otra de las características que destacan en el perfil psicológico de los emprendedores de éxito es la capacidad para cuestionarse si están haciendo las cosas bien. La capacidad de corregir las hipótesis iniciales del negocio se manifiesta en la humildad. La autocrítica permite rectificar los errores con rapidez y estar abierto a consejos externos y a las señales del mercado para evolucionar el modelo de negocio hacia uno sólido y estable.

Esta característica psicológica implica una mayor predisposición para reconocer la necesidad de rodearse de gente muy preparada y de absorber la información recibida del entorno. En cuanto la empresa crece, el emprendedor no puede encargarse de todo, por lo que debe encontrar personas mejores que él. Es la necesidad de incorporar conocimiento externo para suplir las carencias del emprendedor y construir un proyecto más fuerte.

El EQUILIBRIO

El camino de un emprendedor está lleno de obstáculos. Los sacrificios que atraviesa hacia el éxito son diversos e implican altos niveles de estrés y situaciones límite que pueden poner a prueba la resistencia emocional. Ante este desafío, los emprendedores de éxito demuestran una destacable fortaleza mental, una gran capacidad para mantener la serenidad ante las dificultades, de encontrar el equilibrio y de no desistir ante la presión de los momentos más difíciles.

La característica psicológica más valiosa para un emprendedor es la “resistencia”, que se consigue mediante el descanso mental y físico. Para alcanzar este estado de equilibrio mental que le acerque al éxito.

Texto original Emprendedores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *