Financiamiento, parte medular del emprendimiento

En un proyecto de emprendimiento, el financiamiento es muy importante ya que le permitirá al emprendedor obtener recursos, utilizarlos y gastarlos para desarrollar su idea de negocio con la que se aparecerá en el mercado.

Esta actividad se divide en dos etapas:

La primera es analizar cuántos recursos gastará para la creación del prototipo de su producto o servicio.

La segunda es estimar cuánto dinero necesitará para ofrecer su producto o servicio al mercado y empezar a venderlo.

No cometas el error de juntar estos dos aspectos, divide gastos específicos para ambas etapas tratando de no exceder gastos. De hacerlo, puedes generar escasez para el lanzamiento de tu producto o servicio al mercado.

Antes de solicitar recursos económicos, detalla muy bien tu plan contemplando un presupuesto suficiente, razonable, sin excesos y responsable.

Existen diversos lugares, asociaciones, dependencias gubernamentales y hasta concursos que otorgan recursos económicos para convertir una idea en negocio, sin embargo, hay tres pilares para la ejecución de un proyecto de emprendimiento, apoyos a los que gran parte de emprendedores acuden.

1. Instituciones gubernamentales

El objetivo del financiamiento público es impulsar la cultura del emprendimiento, acercando los marcos monetarios, legales, tecnológicos y de importación a los emprendedores, en asesorías, capacitaciones, equipamiento, recursos humanos e innovación, entre otros rubros. Los requisitos que solicitan algunas estancias, tomando como ejemplo el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM), son:

* Acreditar un proceso de incubación presencial en alguna de las incubadoras reconocidas por el gobierno en turno.

* Contar con una carta dictamen de incubación emitida por la incubadora que incubó el proyecto.

* Que el proyecto demuestre viabilidad técnica, comercial y financiera, a través de un plan de negocios completo y robusto.

* Contar con un obligado solidario que acredite la posesión de un bien inmueble.

* Que el emprendedor y su obligado solidario, no tengan antecedentes negativos en buró de crédito.

* Que el emprendedor registre su proyecto y toda la documentación soporte, completa y correcta, en la página web correspondiente.

Algunos conceptos financiables que pueden promover ciertas dependencias gubernamentales, son desarrollo de prototipos comerciales, adquisición de maquinaria y equipo, inversiones para ofrecer un producto al mercado, adaptaciones, ampliaciones, remodelaciones y registro de marcas y patentes, según el INADEM.

2. Instituciones bancarias

Gran parte de los bancos solicita condiciones detalladas para otorgar créditos, financiamiento que puede utilizarse en la creación de un negocio o el crecimiento de éste.

Los datos generales que piden, son:

* 18 años en adelante (en algunos casos a partir de los 21).

* Solicitud de crédito firmada por el interesado.

* Identificación oficial.

* Alta en la respectiva dependencia tributaria

* Comprobante de domicilio.

* Años transcurridos en cierto negocio (lapso que varía dependiendo el banco).

3. Crowdfunding

Esta palabra, o fondear como coloquialmente se dice, alude a un tipo de financiamiento colectivo, a través de donaciones económicas, divididas en cuatro sectores:

* Donación: Apoyo sin esperar beneficios tangibles, suele hacerse por cuestión social.

* Deuda: Otorgamiento de dinero a cambio de una tasa de interés y el regreso del préstamo.

* Recompensas: Financiamiento del proyecto a cambio de una recompensa, que puede ser un producto o servicio.

* Capital: Inversión a cambio de acciones o participaciones en el negocio. Para acceder a ese préstamo, la mayoría de las fondeadoras pide a los emprendedores registrar el proyecto en su sitio web, que sea un plan dentro del marco legal, una idea de negocio real con su respectiva metodología, la estimación de ganancias para los promotores del posible negocio y cómo beneficiará a la sociedad.

Pedir financiamiento es un acto muy responsable. Si decides emprender y estás en la etapa de desarrollar el modelo de tu idea de negocio para después mostrárselo al mercado, sé consciente que debe monetizar, detallando en cuánto tiempo. Si no generas ingresos, ese proyecto no sirve.

Siempre contempla pagar el dinero que te otorguen. Y si consigues recursos a Fondo Perdido, que es patrimonio que no genera intereses y no espera retornos, simula que debes devolverlo.

Texto original por Eduardo Sabatés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *